Logo

logoahedysia

Guía de productos de apoyo para la memoria

INTRODUCCIÓN

Para aquellos que no padecen problemas de memoria resulta muy difícil imaginar la experiencia de una persona que en su día a día olvida el nombre de las personas que conoce, que duda de lo que hizo hace unos instantes, que siente extrañas caras y lugares que sabe deberían serle familiares o que en un abrir y cerrar de ojos pierde aquella información que estaba intentando recordar. Si en algún momento de su vida alguien le ha saludado sin que usted llegara a saber quién era exactamente esa persona o alguna vez no ha sido capaz de anotar las últimas cifras de un número de teléfono que era importante que anotara podrá imaginar por un instante cómo se sienten las personas con problemas de memoria gran parte de su vida.

Esta guía nace del deseo de ayudar a todas estas personas a llevar una vida mejor. En el Centro de Referencia Estatal de Atención al Daño Cerebral (CEADAC) llevamos más de una década ayudando a personas que sufren problemas de memoria asociados a una lesión cerebral. Gran parte de nuestros usuarios tienen dificultades para aprender y recordar información nueva en algún momento de su recuperación. Algunos de ellos ven cómo sus olvidos remiten a medida que avanza el proceso rehabilitador, muchos experimentan secuelas leves que les provocan olvidos cotidianos y dificultades para estudiar o aprender cosas nuevas y otros deben resignarse a vivir con una memoria tan limitada que no les permite realizar un recado, seguir una sencilla receta de cocina o salir a la calle solos, y mucho menos vivir solos o desempeñar su trabajo habitual.

guia-de-productos-de-apoyo-para-la-memoria

PROBLEMAS DE MEMORIA Y DISCAPACIDAD

Los problemas de memoria son uno de los síntomas más prevalentes entre aquellas personas que han sufrido algún tipo de afección neurológica y psiquiátrica. Trastornos neurodegenerativos, como el Alzheimer o el Párkinson, las lesiones cerebrales de origen traumático, trastornos afectivos como el estrés o la depresión, afecciones cerebrovasculares como los ICTUS o la demencia vascular, trastornos convulsivos e incluso el propio envejecimiento normal del cerebro llevan asociadas alteraciones en los procesos normales de aprendizaje y memoria. La principal razón de que los problemas de memoria aparezcan en casi cualquier condición que afecte al cerebro es que la memoria es una función muy compleja que depende de distintas redes y circuitos neurales, bien repartidos por todas las regiones del cerebro. Además la memoria no solo depende de que las distintas regiones asociadas a los distintos procesos de aprendizaje y recuerdo estén preservadas sino que su adecuado funcionamiento depende de otras variables, como la producción de neurotransmisores, la nutrición, el grado de cansancio, el estilo cognitivo de la persona o las propias hormonas sexuales. Así, sabemos que los hombres
tienen una mayor facilidad para recordar recorridos y las mujeres para recordar conversaciones, que las personas optimistas pueden recordar buenas noticias y olvidar malas noticias y las personas pesimistas lo harán al contrario, que si dormimos poco recordaremos peor el día siguiente y que si descansamos después de una clase seremos más capaces de recordar la materia. La memoria no es solo una función relevante de cara a recordar cosas que hemos hecho o aprender nueva información. De una buena memoria depende la capacidad para gestionar nuestras citas, tomar buenas decisiones y solucionar problemas (recordando soluciones que en el pasado fueron de mayor o menor eficacia), e incluso la capacidad de plantearse nuevas metas (recordando
antiguos logros que impulsan la motivación para embarcarnos en nuevas empresas).

 

UTILIDAD DE LOS PRODUCTOS DE APOYO PARA LA MEMORIA

Desde que tenemos conocimiento, las personas con problemas de memoria han buscado la compensación como estrategia para minimizar el impacto que estos déficits tienen en su vida. Muchos se vuelven más organizados para reducir la complejidad de encontrar cosas, o desarrollan rutinas estables para dejar el menor resquicio posible a la novedad. Asimismo es frecuente que adopten herramientas del mundo laboral como dietarios, clips, post-it y agendas para ayudarles a organizarse y encontrar la información que necesitan de una manera segura. De esta forma, los terapeutas ocupacionales y neuropsicólogos recomendaban estas estrategias y productos a aquellos pacientes que no habían alcanzado una buena recuperación y a los cuales estos productos les facilitarían su funcionamiento diario.

[...LEER MÁR - Descargar la guia completa en PDF]

Puedes acceder aquí a la publicación original en IMSERSO.ES - Instituto de mayores y servicios sociales