Logo

logoahedysia

Sindrome de Pitt Hopkins

El Síndrome de Pitt-Hopkins es una enfermedad rara, un trastorno del neurodesarrollo, caracterizado por retraso mental y retraso en el desarrollo que van desde moderados a severos, problemas respiratorios, convulsiones recurrentes (epilepsia), y rasgos faciales distintivos.

Fue descrito por primera vez por dos médicos en 1978.

CAUSAS

Este síndrome es causado por una mutación (eliminación o cambio) o una deleción completa del gen TCF4. Estas mutaciones en el TCF4 provocan que el gen deje de funcionar correctamente.

Este gen proporciona instrucciones para hacer una proteína que se une (se une) a otras proteínas y luego se une a regiones específicas de ADN para ayudar a controlar la actividad de muchos otros genes. Sobre la base de sus actividades de gen que controla la unión de ADN y, la proteína TCF4 se conoce como un factor de transcripción. La proteína TCF4 juega un papel en la maduración de las células para llevar a cabo funciones específicas (diferenciación celular) y la auto-destrucción de las células (apoptosis).

TCF4 mutaciones de genes alteran la capacidad de la proteína para unirse al ADN y controlar la actividad de ciertos genes. Estas perturbaciones, en particular la incapacidad de la proteína TCF4 para controlar la actividad de los genes implicados en el desarrollo del sistema nervioso y la función, contribuyen a los signos y síntomas del síndrome de Pitt-Hopkins. Además, las proteínas adicionales interactúan con la proteína TCF4 para llevar a cabo funciones específicas. Cuando la proteína TCF4 no es funcional, estas otras proteínas también son incapaces de funcionar normalmente. También es probable que la pérdida de las proteínas normales que se unen a las proteínas no funcionales TCF4 contribuyen a las características de esta condición.

Se cree que la pérdida de una proteína en particular, la proteína ASCL1, que se asocia con problemas respiratorios en las personas con síndrome de Pitt-Hopkins.

Esta condición se hereda en un patrón autosómico dominante, lo que significa que una copia del gen alterado en cada célula es suficiente para causar el trastorno.

La mayoría de los casos el resultado de nuevas mutaciones en el gen y se producen en personas sin antecedentes de la enfermedad en su familia.

DIAGNÓSTICO

Hasta hace poco, el diagnóstico de PTHS se basa en la historia médica de una persona y un examen físico. Recientemente, la nueva tecnología ha permitido a los científicos a identificar la causa genética de PTHS.

A diferencia de otros sindromes, el PTHS no se diagnostica con un análisis cromosómico.

Pruebas más especializadas permiten con una muestra de sangre (como el análisis de microarrays o la secuenciación), diagnosticar a los afectados e identificar a las personas que no encajan en la descripción original de PTHS. Se esta viendo que existe más variabilidad en esta condición de la que se pensaba originalmente. Por ejemplo, se esta observando que el rango de capacidad intelectual es muy amplia, encontrando algunos individuos que se desenvuelven en el rango moderado de deterioro.

SINTOMAS

  • El desarrollo madurativo de los bebes con PTHS es mas lento. Necesitaran mas tiempo para desarrollar sus habilidades (sentarse, gatear, caminar, agarrar los juguetes, alimentarse, hablar, etc). Las personas con PTHS tienen algún grado de discapacidad mental. Usualmente, el grado de deterioro mental se encuentra entre moderado a severo.
  • Muchas personas con PTHS no llegan a hablar, pero son capaces de entender el lenguaje y comunicarse con gestos. Las que llegan a hacerlo utilizan palabras o frases cortas.
  • Muestran un estado aparente de continua alegría, con un comportamiento excitable. Sin embargo, también pueden experimentar ansiedad y problemas de conducta.
  • Las convulsiones son bastante comunes.
  • La epilepsia se produce en la mayoría de las personas con síndrome de Pitt-Hopkins y por lo general comienza en la infancia, aunque puede estar presente desde el nacimiento.
  • Se producen cambios en el tono muscular, frecuentemente con disminución (hipotonía). Los cambios en el tono muscular pueden dar lugar a otras dificultades. Por ejemplo, los bebés con bajo tono muscular pueden tener dificultades para comer debido a que los músculos que rodean la boca son débiles. Esto también puede contribuir a retrasos en el desarrollo.
  • Manifiestan movimientos repetitivos (aleteo de las manos).
  • Algunos pacientes muestran ataxia, presentando una marcha inestable. Ya que tienen dificultades para coordinar el movimiento de sus brazos y piernas.
  • El patrón de respiración es anormal. Muchas personas con PTHS presentan episodios en los que respiran más rápido o de manera más superficial de lo normal (hiperventilación) y en otras ocasiones la respiración se ralentiza o se detiene (apnea). Estos episodios pueden causar una falta de oxígeno en la sangre, lo que lleva a un aspecto azulado de la piel o los labios (cianosis). En algunos casos, la falta de oxígeno puede causar la pérdida de la conciencia, asi como hormigueo en manos y pies y malestar abdominal. Estos problemas se producen sólo cuando la persona está despierta y por lo general aparecen por primera vez dentro de la primera década de la vida, ya que pueden comenzar en la infancia. Los episodios de hiperventilación y apnea pueden ser provocados por emociones como la excitación o la ansiedad o cansancio extremo (fatiga).
  • El cuerpo calloso suele ser más pequeño. El núcleo caudado (se relaciona con el aprendizaje y la memoria) también se ve afectado en este síndrome. Todo esto podría estar asociado con algunos de los problemas neurológicos presentados.
  • Los problemas visuales son comunes, el estrabismo y la miopía son frecuentes.
  • Se produce escoliosis en la columna y anormalidades en los pies (pies planos, pies pequeños y delgados).
  • Los testículos pueden no ser completamente descendidos (criptorquidia). En algunos casos, esto puede requerir la corrección quirúrgica.
  • El problema gastrointestinal más común es el estreñimiento crónico. Esto puede ocurrir durante la infancia, la niñez o adultos. Los medicamentos pueden ayudar a este problema. Otro problema común es el reflujo (puede causar dolor, irritabilidad y vómitos). En individuos aislados se ha dado la enfermedad de Hirschsprung (cambio en los nervios de los intestinos gruesos) y la estenosis pilórica (estrechamiento o cierre del lugar en que el contenido del estómago penetran en el intestino).
  • Se dan también problemas de crecimiento. En general, las personas con PTHS son más bajos que otros niños y adultos de la misma edad. Además muchos de ellos tienen microcefalia, o un tamaño de la cabeza que está por debajo del percentil 3.
  • Las personas con PTHS presentan rasgos faciales bastante distintivos, como son las cejas delgadas, ojos hundidos, nariz prominente con un puente elevado nasal, una doble curva pronunciada del labio superior (arco de Cupido), una boca ancha con labios gruesos, y ampliamente espaciados dientes. Las orejas suelen ser gruesas y en forma de copa.
  • Pueden llegar a presentar pezones supernumerarios (no teniendo implicaciones para la salud, de hecho se producen con bastante regularidad en la población general).

TRATAMIENTO

El tratamiento en este síndrome depende de la sintomatología especifica que cada paciente presente.

La terapia física, ocupacional y del habla pueden mejorar la hipotonía y los problemas del lenguaje.

El neurólogo tratará las convulsiones.

Las personas con problemas en los pies o en la columna serán tratadas desde la fisioterapia. Los aparatos ortopédicos y plantillas, la cirugía y la terapia pueden ayudar en el tratamiento de estos problemas.

Los medicamentos pueden ser útiles para las personas con reflujo. En casos más severos, la cirugía puede ser necesaria.